Ana Puyol Loscertales

{La Patafísica es la ciencia condensada}


Damas y caballeros, sea compromiso del azar o pálpito de indiferencia, el día de hoy, 24 de Ha-Ha de 8.479 desde el Reinado del Padre Ubú -jornada de la re/des-convocación-, tiene su vulgar parangón en el 29 de octubre del corriente, patrocinado por San Narciso “el Autocomplaciente” quien, por tautología especular acuosa, reduce la intención masturbatoria a contemplación narcótica. Camas y baballeros… ¡¡¡Soñar es tener amor sin placer… vivir en estado comatoso un tercio de la existencia… taladrar 25 imágenes por segundo en el hipotálamo de la estupidez!!! Soñadores miraculosos, babas y cabelleros, ¡¡¡reclamen el Derecho a la Mentira!!! olviden su miserable esencia y acojan en su seno a la máquina que hace sentir… Comprueben la frecuencia de su elasticidad mediante el cálculo de probabilidades. La Estocástica se ocupará de destruir aberrantes y engullir cualquier anti-fenómeno… es decir, no teman: vayan, o venguen… en el ámbito de las Phynanzas no hay porqué ser casto, en el de las Phytanzas tampoco… se puede ser… otras cosas. Sencillamente, desechar cualquier consecuencia creadora del roce producido durante la cópula dentada para dejar ser, y no ser, al hidrofenómeno. Sea pues, y que el águila siga devorando infinitamente el hígado prometeico, pues si de algo estamos orgullosos es de nuestra eterna regeneración, así como de nuestros particulares coeficientes de refracción mental, cuya validez reposa en la existencia sucedánea de planos traslúcidos posibilitados o invalidados por la capacidad de maridaje/divorcio respecto de la transformación o desplazamiento de las imágenes físicas aparentes. Vacas y cebolleros, que no les confundan, ¡¡¡Vds. no son Otro, aunque puedan medir Absoluta-Miente lo mismo!!! La potencia de espera protagonizada por un ludión tiene su parangón en el acto en potencia que implica el amor; en ambos casos se trata de un problema de-presión anterior a la consumación. Así como el estado de conservación de un cuerpo es indiversamente proporcional a la soledad pasional del corredor de fondo, o sea, tanto y más, dentro del mismo lapso. O-Varias y centolleros, Hassassinos todos, la técnica mecánica es directamente responsable del poder ser probable de cada uno de Vds., diferentes pero contiguos según la prolongación posible de sus muchos apéndices efectuando el Gran Giro que los dispone en el centro, más allá y más acá.

Efectivamente, el Padre Ubú nunca recibió la Legión de Honor quizá porque, en vez de la Nouvelle Cuisine, prefirió llenar de morcilla su efectiva Grande Gidouille…

Manuel S. Oms (B.O.E.)

EUPHORISMOS MECÁNICOS Y MATEMÁTICA CUALITATIVA

La distancia entre apariencia y aparición crea un exceso de apariencia. 1+1 ya no es igual a 2, sino que 0+1=2

  1. La atracción de Sigmund Freud hacia las niñas es fruto de su infra-ego cristiano. La atracción de Lewis Carroll hacia las niñas es fruto de su alter-ego cristiano.

Freud = 50

50+10 = -50

Niña = 10

(la decena añadida permite la inversión)

Carroll 50 + 10 = 500

(+ = x, la suma equivale a la multiplicación)

  1. 0 + 1 = 2 permite la aceleración de la tendencia o progresión, frente a la física cartesiana. Gauss y Einstein implican desaceleración.

Mecánica cartesiana

Mecánica de Gauss o de Einstein

Nuestro0+1=2

  1. Aparición es igual a cero para la retina

Aparición por posibilidad = (infinito)

0 = todas las posibilidades = ; tabla rasa.

  1. Podría hablar de la cuarta dimensión, pero el último número de Arte y Parte ya advierte que van por la decimonovena.

6. La distancia entre la banalidad y la razón crea un exceso de cordura.

0 + 1 = 2

  1. La distancia entre sujeto y objeto crea un exceso del objeto. Tal distancia es la indiferencia.

  2. Marx frente a Hegel es un sentimental piadoso.

  3. El lenguaje contiene una regresión frente al pasado. El “demain” francés es la unificación del tiempo y del espacio (de main – de mano, alargamiento corporal y temporal), aún con la previa división de Lessing -en El Laocoonte, artes temporales y artes espaciales-. La mano se tiende hacia lo imprevisible.

  4. La poesía es antimarxista, materialista e idealista.

  5. La materia no depende de la idea y viceversa. Las ideas son independientes como los objetos, aún acercándose a la naturaleza de estos últimos.

  6. 3/6 no es igual que ½, al igual que esto no es tinta ni de imprenta, ni de impresora ni de fotocopia.

Ceci n´est pas une pipe = ceci n´est pas une peinture.

  1. La revolución ya comenzó y nunca acaba.

Es anti-instante

es antihumana

es una rueda

es reaccionaria, su ficción es el orden.

MÁQUINA DE LA VERDAD O MEDIADOR MÁTICO DE GRANDES DESASTRES NATURALES




Es imposible negar las bases fenomenológicas de Jarry y las influencias de Duchamp en este aparato. Sin embargo, intenta ir más allá en lo que al concepto de creatividad artística se refiere, por ser no una obra de arte.

Compuesta principalmente de una rueda de bicicleta cuyos radios están policromados con acrílico, y dotado de un freno que no frena con la zapata sino con el tornillo trasero que supuestamente la sostiene, por lo que se da una inversión de la negación, ya que el frenar es un acto positivista y por lo tanto resulta abrupto (choque del acto con la realidad objetiva), hay que advertir que:


1. No es una obra de arte, sino un mecanismo experimental, concebido semánticamente cerrado porque su infinitud se manifiesta en una tercera dimensión a partir de la bidimensionalidad (retórica)

2. Escojo la bicicleta por ser la sublimación de la manifestación del verbo en fusión del hombre con la máquina, además de reproducir la mecánica cósmica de superación del ente.


Cerrado: al hacer girar la rueda el ejecutor crea, guiado por la misma constitución del aparato, una mentira, manifestada en el falso relieve compacto que crean los radios (rotorrelieve). El mismo ejecutor puede hacerla frenar positivamente para descubrir la mentira, la cual remite a la mentira previa, ya que se basa en la retórica de la pintura ahora en estado de quietud, acrílica, máscara de cualquier material sólido. El mismo ejecutor niega su acto y por lo tanto repite el movimiento onánico de la rueda. No se trata de una simple fenomenología patafísica de la superación de un estado del ente mediante la constancia del marco de la bicicleta, que permite desvelar el epifenómeno, sino que, además, reivindica para sí estos legados. Va más allá del concepto médium del artista porque él crea bajo el principio mecanicista para luego desmentir su obra. Crea un tercero de su yo frente al objeto, para luego afirmar la no correspondencia entre el resultado ficticio (permanente en el giro) y el yo que ha intentado hacerse palpable a través del tiempo intangible (la naturaleza verdadera de la comunicación)


El arte como comunicación no es arte, es retórica.

El arte preexiste y es objeto de la comunicación.


Por lo tanto nada simboliza nada sobre la continuidad del tiempo inaprensible. La esencia muere en la ficción y la apariencia encierra una aparición, que desvelada, consistirá en otra apariencia. La “retórica formal” del ARTE queda desmitificada usando sus propios argumentos fenomenológicos, y el paso de una dimensión a otra no es más que un trasunto retórico y ficticio.

Ahora bien, no hay más. Tan sólo la ficción que constituye un objeto manipulable de una manera repetitiva y saturada de antemano. El artista, creando, desmiente su profesionalidad y su sujeto. Se plantea la posibilidad de, como evidencia de un tiempo continuo intangible, una objetividad exterior inalcanzable en su unidad o unidades. El gobierno del artificio hunde al ARTE y lo fusiona con la vida.

Duchamp sustituyó al objeto como médium por el artista, que es ahora el intermediario entre la obra de arte y el espectador (aunque si el crítico es un charlatán el artista lo es aún más). Es insuficiente, y la no culminación del proceso ha basado una retórica del poder sobre la mera nominación (Kosuth) al servicio de cualquier contexto (ya que todos son ideales y por tanto inexistentes), un nuevo “arte por el arte” fácil de hacer servir.

El experimento sobre la veracidad permite comprobar que los médium artistas son inexistentes; individuo, todo, artista y espectador más la nada, se integran en el sujeto, que se mantiene gracias a una fe irracional en sí mismo (Stirner o la religiosidad del Yo como base del Todo y la Nada) El arte no necesita medios, se integra en la naturaleza barroca del artificio. El objeto del arte es el artificio o la apariencia, el arte es el valor banal de la naturaleza.


3. Al margen del funcionamiento de un supuesto activador, mantiene la función de molinillo de viento, que lo convierte en un retard, ya que si su función se consuma el aparato se destruye, porque un huracán semejante capaz de ponerlo en funcionamiento lo haría caer de su soporte vertical (que puede ser cualquier estructura recta acoplándose a modo de parásito para manifestar los fenómenos invisibles mediante la retórica maquinista) Su propia constitución formal antigravedad (la contradicción de su estructura circular con un soporte suspendido e inútil de cánones femeninos como en tiempos fue el mismo orden jónico) hace de todo él retórica, aún construido con objetos preexistentes. No los tergiversa ni sufren un cambio de contexto, sino que estos se niegan a favor de la ficción. El arte se fusiona en ellos con la totalidad, haciendo de la esencia una mera apariencia.


El molinillo de aire no es una obra de arte sino la satírica comprobación de la mentira del arte y de su posición en la totalidad. Sólo el que acciona el primer paso conoce la mentira del segundo, y el conocimiento de ese sub-absoluto abre la posibilidad del mentir, si no, tan sólo es ignorancia. Y todo, como no, bajo la base del artificio universal. El artista es un idiota, tan sólo descubre lo que ya es pero no es. Artista = espectador para desaparecer de una vez por todas. Como el Étant Donnes de Duchamp, usa el lenguaje realista para desprestigiarlo en favor de la idea, así como Courbet hizo uso de las alegorías para ridiculizar el contenido literario del arte. Ahora, el molinillo de aire, usa el lenguaje de las ideas para hundirlas en caída constante ante la realidad, la misma realidad que nunca llegamos a conocer, y cuyos intentos de conocimiento engendran terceros que amplían el infinito objetual: letras, signos, dibujos...

La poesía no es el fin de la revolución de situaciones, sino es el permanente estado revolucionario, la ficción estable del movimiento (la banalidad de la retórica, o “hacer visible lo que ya es esencial” que dirían los mismos situacionistas)

Si 0 = objeto de conocimiento, conforme el conocimiento se acerque más a él, lo hará trazando una asíndota tendente a 0 ó a –0, dependiendo de si afirma o niega (aunque en este caso + = -, y los ejes cartesianos se reducen a los dos sentidos). Esa asíndota se acercará infinitamente hacia el objeto en forma de decimales periódicos, lo que creará el infraleve matemático. Un infraleve es un tercero, porque por cualidad, una existencia, por mínima que sea, es infinita por existir, ya que la ley de la cualidad es la unidad, mientras que la de cantidad es la suma y la multiplicación o las demás operaciones cuánticas.

El infraleve aniquila cualquier posibilidad de mímesis o de representación; es la base contra la separación y contra cualquier sistema de representación: artístico, literario, profesional, económico o político. El infraleve es objeto o fragmento olvidado por la sistematización y el verbo predeterminado. El objeto, dominado por el azar, en su enfrentamiento con el sujeto, es la máxima de la libertad: unión sujeto – objeto por belleza de la indiferencia (la confusión sujeto – objeto es su antítesis pues supone la pérdida de la fe irracional del Yo en el Yo)

El ready-made no es arte nominativo, y de ahí la equivocación de los artistas posteriores a Duchamp, es la disolución de la nominación ante su infinitud; es el final de la iconicidad, de la imagen, de la realidad, para hacer de todos un Todo absoluto y abierto que garantiza la libertad (sujeto y azar sin médium)


Si el arte fuese comunicación o uso nominal de la idea o del objeto, la actividad del azar, la más importante, no existiría. El arte es huracán constante, pero su revelación es mera fenomenología mecánica y orgánica que poco importa.

Los que provocan situaciones de realidad en eventos determinados –tipo Cage, Manzoni o Klein- integrando el azar por medio del ludismo, son separatistas más corrosivos que los académicos franceses. El Todo hoy es la única obra de arte posible, y no un espectáculo en el silencio que haga participar los ruidos de los ESPECTADORES para que después acudan a sus casas a dormir y al día siguiente trabajen y compren. De este modo la realidad se encubre en una única apariencia, la del espectáculo.

La forma deja un espacio a la esencia inexistente, y por tanto al significado ficticio.

El arte y la poesía no es mimesis (retórica)

La comunicación es una falacia porque tiene un mensaje, y una representación = ficción.

Un símbolo o un signo es una cosa, una cosa que se muestra o que “se muestra”

El no-arte afirma -como los casos anteriores-, o niega, como el molinillo de aire. El arte reside y se manifiesta, es un criterio, un valor, el único conocimiento posible de la realidad. Los ciudadanos, los seres vivos, las cosas, lo practican a diario, ellos mismos lo son (recordemos las palabras de C.-H. Pedersen) El Todo y la Nada reside en cada unidad. El artificio gobierna. La esencia es un artificio: X = OO – X por infraleve.


Después de Duchamp el enfrentamiento está abierto: