ETI-LI-CO


Un ser ético, es decir, alguien que trata a sus calcetines de la misma manera que a sus semejantes se convertirá a lo largo de su vida {precisamente por esa temeridad con la que organiza y dirige sus actos morales} en un litro de serenidad egipcia. Para lo cual la L y la I, convenientemente incrustadas en el espacio ETI.....CO acabarán transformando a ese ser ético en un brillante hombre con zapatos nuevos pero esta vez profunda y arraigadamente etílico.
Pues cuando el alfabeto Pataphysico golpea es que golpea de verdad.