"P. Merita" <pmerita@ono.com> « Agregar a libreta de direcciones » « Bloquear remitente »
 Para:  <Undisclosed-Recipient:;>
 CC: 
 Asunto:  Elevense..alto...
 Enviado:  Fri, 1 Jul 2005 04:29:01 +0200



Lo que mas me gusta de este nuevo invento patrio que veran abajo es que cualquiera de nosotros puede ser transportado desde el aire a cualquier lugar (una pocilga, un vaso de leche, un obus, un pozo sin fondo, etc, etc) o incluso ser descendido mediante cables o cabinas (descendentes, se entiende, aunque el articulo hace muy bien en especificarlo porque usando el verbo "descender" la cabina podria ascender a su capricho) a la altura que uno mismo desee.
 
Y no se porque el autor quiere apagar fuegos con lo bonitos que quedan en la TV y luego llevarnos a un rascacielos con lo altos y peligrosos que son...y el vertigo que dan....y lo superpoblados que andan....y lo tentadores que resultan para esos impios islamistas...¡con que nos tele-transportase quintales de buen vino donde nos placiese, bastaria para lamerle los pies!. 
 
En este caso exijo que se me eleve 25 centrimetros, los suficientes para evitar poner una molesta peana bajo mis pies y poder ser ensalzado de igual manera. O en su defecto elevado 4 km para poder hacer gargaras sin que nadie me vea.
 
Tralari.....y tralara...
 
 
 
Un valenciano crea un platillo volante para apagar fuegos
http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=115369&pIndiceNoticia=25&pIdSeccion=19#
 
 
El aparato podría transportar 15.000 litros de agua a la cima de un rascacielos
 
 
Un inventor valenciano ha patentado el proyecto de una aeronave dirigida por radiocontrol capaz de transportar 15.000 litros de agua, especialmente destinada a la extinción de incendios, tanto forestales como urbanos, y en grandes rascacielos.

El inventor, José Ramón Pérez Aparisi, que ha inscrito su proyecto «Aeronave para la extinción de incendios» en la Oficina Española de Patentes y Marcas, explicó que la idea consiste en una aeronave concebida para la difusión localizada de agua en los focos de mayor virulencia de incendios forestales o de edificaciones de gran altura.

En este sentido aludió a actuaciones especialmente complicadas y citó el ejemplo de las Torres Gemelas y del edificio Windsor en Madrid. «En este último caso, sólo se pudo actuar contra el fuego desde las escaleras de los bomberos, lo que impidió una acción eficaz de apagado», indicó a Efe.

Respecto a la aeronave que ha diseñado, Pérez recordó que «la técnica de esta invención tiene su origen en los aviones utilizados comúnmente para el apagado de incendios forestales, con unas cámaras o depósitos susceptibles de ser llenados de agua de mar, de un lago o un pantano, para ser dejada caer a gran velocidad en la zona donde está el frente del incendio».

El inventor explicó que «la aeronave tiene un cuerpo anular, similar a un platillo volante, donde se encuentran los depósitos que alojan el agua».

Dispuestos en este cuerpo anular se encuentran los medios de sustentación y propulsión, basados principalmente en cuatro potentes motores similares a los de los helicópteros Bell 212, utilizados precisamente para extinguir incendios forestales.

El inventor indicó que «la aeronave puede llevar un grupo de personas que pueden ser transportadas desde el aire a cualquier lugar, tal como un rascacielos o ser descendidos mediante cables o cabinas descendentes a la altura deseada, y poder así atacar de una manera más eficaz el foco del incendio». Pérez Aparisi está jubilado y ha desarrollado su actividad como fotógrafo profesional, aunque siempre se interesó por la tecnología.