SOS-PECHO


 

La teta, vulgarización mama, o si lo calibramos como pecho en las balanzas inescrutables de la Patasintáxis: ¡ PECHO ! proviene del hecho del freno que esas dos masas de carne ponen a las siglas internacionales que dan fe que se está produciendo un acontecimiento catastrófico que requiere una ayuda urgente: SOS.
La impaciencia del SOS provoca su unión con la emergencia pectoral de la imperturbable dama de la caligrafía que azota al niño precoz sos-pecho-so de levantar el fortín pegajoso de sus amiguitas del patio del colegio.